Conectar

Conectar

Este post es el último de una serie de tres para presentarte mi filosofía de vida: Explorar. Observar. Conectar.

Explorar es seguir el impulso salvaje de ir hacia lo que no conocemos, expandir horizontes, por encima del miedo, conformidad o pereza, buscando un cambio y un desafío.

Observar es estar presente en el momento, comprometido y dejando que nuestros sentidos lo capturen todo, hacia la conciencia, aunque la mayor parte del proceso es literalmente inconsciente.

Luego llega el momento de conectarse.

Explora. Observa. Quédate ahí un rato, sé paciente y lo que verás frente a ti, a tu alrededor, eres TÚ. Si realmente estás aquí y ahora, si superas tus miedos, no hay escapatoria. Conectarás contigo mismo.

¿Alguna vez has mirado a una persona en sus ojos durante un tiempo «más que razonable»? Prúebalo. Tal vez es más fácil si no conoces bien a esta persona. Primero, observas torpemente, luego empiezas a sentirte incómodo, probablemente porque sientes que tu verdadero yo está expuesto. Y lo está. Entonces, comienza un proceso de ida y vuelta, que te lleva a verte a ti mismo en los ojos de la otra persona.

Lo mismo sucede con otros seres vivos. Prueba con tu mascota. Lo mismo sucede con la Naturaleza, con el Universo. Pero sólo sucede si estás abierto, como un lienzo en blanco. Sólo sucede si usted estás totalmente presente y comprometido.

Cuanto más fuerte sea tu impulso de explorar, dejando ir tu ego, más profundo podrás observar, abierto, más rica será la conexión.

Sólo los niños saben lo que están buscando.

Antoine de Saint-Exupéry

Cuando soltamos el control, cuando nos abrimos a la experiencia, realmente podemos conectar con el momento, con la gente, con la Naturaleza, con el Universo. Hay una parte instintiva en ello, como sucede naturalmente con los niños. Para los adultos, en general, tiene que ser incentivado. Establece la intención y ve a por ello. El camino puede ser difícil, pero definitivamente merece la pena.

Y la magia sucede. Otra vez. Cuando conectas con el momento, cuando realmente te involucras, generas espacio para tu creatividad, para tu mayor contribución. La comunicación se establece a través de todos sus sentidos, y, de nuevo, sólo una pequeña parte está siendo consciente. El momento es increíblemente más rico. Te has hecho uno con el momento. Te has hecho uno contigo mismo.

Estás conectado.

Deja un comentario