¿Y si?

¿Y si esta situación durara para siempre? ¿Y si, por cualquier razón, tengo que quedarme en casa el resto de mi vida?

¿Qué haría?

Veo dos grandes razones para mi lucha en estos días. La primera es que recuerdo todas las maravillas que hay allí fuera, los buenos viejos tiempos. También conocido como el pasado. La segunda es mi expectativa del día en que estaré fuera, todas las cosas que haré. También conocido como el futuro. En ambos casos, vivir en el pasado o en el futuro siempre es un error.
¿Y si no conociera el pasado, todo lo que hay ahí fuera, y no pudiera imaginar el Futuro, en ese mundo que no conozco? Da miedo, ¿verdad?

¿Recuperaré mis derechos? ¿Derechos? ¿Qué derechos? ¿Entiende la naturaleza algo de derechos? ¿Me merezco algo como ser humano después de todos mis esfuerzos y resiliencia? La respuesta es claramente NO.
Al final del día, no importa lo que sienta o piense. Las cosas simplemente suceden. Las personas son fuertes y pueden adaptarse, encontrar nuevas formas y aprovechar al máximo cualquier situación. Hay tantos ejemplos en nuestra historia. Un amigo mío, uno de los médicos que lucha en primera línea, me decía que todo aquello se había convertido en una rutina. Todo lo que ha estado viviendo en este último mes está tan lejos de lo que podría considerar normal o aceptable. Pero eso es con lo que tenía que lidiar, obligándola a dar lo mejor de ella todos los días, y se convirtió en su rutina. Su «nueva normalidad».
¿Y si esta crisis fuera la primera de muchas otras del mismo tipo? Algunos predicen que el impacto del cambio climático tendrá consecuencias mucho peores. Aprendamos de lo que estamos viviendo ahora y preparémonos para el siguiente, individualmente y en nuestras comunidades. ¿Y si me dicen cada año que me quede en casa dos meses? ¿Qué haría de otra manera? Sin duda. Será mejor que me prepare. Será mejor que aprenda. Será mejor que crezca. Estas son, por ahora, primeras conclusiones de esta crisis:

Responsabilidad

Esté consciente o no, todas mis acciones tienen consecuencias. Estas pueden ser directas o indirectas. Estas pueden ser invisibles para mí. Lo que está claro es que yo, o mis seres queridos, o mis comunidades, veremos la consecuencia algún día, ya sea positiva o negativa.

Mis acciones son mis únicas verdaderas pertenencias: no puedo escapar de sus consecuencias. Mis acciones son el terreno en el que estoy.

Thich Nhat Hanh


Una de las principales razones de la rápida propagación del virus es que las personas no eran conscientes, sin síntomas. Los expertos lo llaman «transmisión silenciosa» o «difusión silenciosa». Simplemente no eran conscientes. Tal vez yo sea uno de ellos. No es porque no sé que no soy responsable. Es mi responsabilidad ser consciente, aprender a vivir mejor, a ser un mejor humano. En última instancia, eso significa ser uno con todo lo que hay alrededor.

Individualismo

No es porque sea joven y en forma que deba quedarme en casa y tomar medidas. Es porque soy una amenaza para los demás.
No es porque pueda permitirme algo que tenga que comprar y generar residuos, impactando nuestros ecosistemas. Es porque soy una amenaza para mi entorno.
Si sigo mirándome sólo a mí en mis decisiones y acciones e ignorando el mundo que me rodea, la gente y la naturaleza, eso sólo puede conducir a un desastre. Esto es hacia lo que nos dirigimos.


Este virus es nuestro enemigo. Un enemigo invisible que nos recuerda que nuestras acciones tienen consecuencias. La naturaleza no es nuestro enemigo. La naturaleza está aquí para mostrarnos el camino para crecer como personas, como comunidades, como sociedades. La vida en la Tierra es un juego que jugamos juntos, uno con La Naturaleza. La naturaleza es visible, es parte de nosotros. Las consecuencias son visibles. ¿Qué más necesitamos?


¿Y si aprendemos?

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Paula

    Que gran verdad! Me ha gustado mucho tu post, gracias por compartir!

    1. Laurent

      Muchas gracias a ti, Paula, por pasar y comentar. 🙂

Responder a Laurent Cancelar la respuesta